VERIFICADORES DE CÓDIGO

Los códigos de barras son patrones que se ponen es productos, piezas y packaging que aportan algún tipo de información.

Podemos encontrarnos con información de marketing, con códigos QR que te llevan a una web, a una promoción, concurso, etc. Informativos con códigos de barras que aportan información sobre el país de procedencia/fabricación, el nombre de la empresa que fabrica el producto, el número de identificación, el código de verificación, etc. o también pueden contener información sobre la propia trazabilidad del producto, su ciclo de vida dentro del proceso productivo, la lectura de los cuales aporta un control de seguimiento que asegura una correcta cadena de suministro y áreas de producción.

¿Qué es un verificador de códigos y qué beneficios tiene?

Un verificador es una cámara capaz de calificar la calidad de los diversos códigos 1D, 2D y DPM basados en una norma como, por ejemplo, en la norma ISO. Los verificadores asignan una calificación basada en varios parámetros de calidad establecidos. Estos dispositivos alertan a los productores de defectos en los códigos, identificando la problemática, evitando errores de fabricación, paradas en la producción, devoluciones e incluso multas. La detección de una disminución de calidad en los códigos y su rápida solución evita grandes incidencias y reducción de costes además de poder cumplir con los requisitos de calidad que se exigen por ley. Además, la mayoría del software de verificación también comprueba que los datos del código de barras estén formateados de acuerdo con el estándar de aplicación para una industria específica.

¿Cuándo necesitamos realizar una verificación de códigos?

Si queremos reducir o eliminar los costes que genera la utilización de un mal código, como productos o empaques desperdiciados, la reimpresión de los códigos o las devoluciones, los verificadores de códigos son ideales para comprobar la continua calidad de sus códigos. Pero si además hablamos de códigos en productos de industrias reguladas, como son:

– Sector médico o farmacéutico – Sector del automóvil – Aeroespacial – Packaging – Impresión

entre otros, y necesita producir informes que deba imprimir o exportar para demostrar y confirmar que la calidad de los códigos es la que le exigen, los verificadores pasan a ser indispensables en su cadena de producción.

Diferencias entre lectores de códigos y verificadores

Los lectores de códigos escanean los códigos y los traducen en dígitos alfanuméricos en los que se incluye la descripción del artículo, la cantidad de artículos en stock y el precio y se envía a una base de datos donde se almacena. En general podríamos decir que los lectores de códigos nos indican que han podido realizar con éxito la lectura del código y nos aportan toda la información que llevan, pero no garantiza la calidad de éste.
Es decir, que los lectores de códigos de barras se utilizan para leer códigos y los verificadores de códigos de barras se utilizan para clasificar la calidad de los códigos. Los verificadores garantizan que los códigos cumplan con el umbral de calidad de la industria, más que de un productor individual. Son una medida superior de legibilidad de símbolos dado que normalizan el rango de rendimiento entre varios tipos de lectores, desde lectores láser hasta lectores basados en imágenes.

El proceso de verificación es muy distinto a leer un código:

  1. El verificador debe ser calibrado. Las tarjetas de calibración contienen símbolos con imperfecciones intencionadas y se utilizan para controlar las capacidades de informar del verificador y para documentar la conformidad con estándares de la industria, tales como especificaciones ISO/IEC 15415. 
  2. Los estándares de la industria determinan el tipo de arreglos de iluminación permitidos, generalmente una variación de 30, 45, 90 grados e iluminación de domo. 
  3. A los verificadores les lleva más tiempo analizar un código y generar más datos que un lector. Miden parámetros de calidad diferentes como contraste de símbolos, modulación, defectos y legibilidad, al final producen una clasificación (generalmente de la A a la F). Se pueden imprimir o exportar informes para demostrar el cumplimiento de los estándares de calidad.

¿Mi «verificador» es un verificador?

Cinco preguntas clave que ayudan a determinar si un verificador cumple con su definición técnica:

  1. ¿Hay un procedimiento/rutina de calibración adjunta integrada en el dispositivo?
  2. ¿Tiene las posiciones de iluminación precisas establecidas en las normas ISO 29158 (AIMDPM), ISO 15415 o ISO 15416?
  3. ¿Genera un informe que califique códigos con un grado y una disposición óptica (incluyendo ángulo de iluminación, longitud de onda de la luz y tamaño de la abertura)?
  4. ¿Valida que los datos dentro del código estén formateados correctamente?
  5. ¿Produce resultados repetibles?

Saber más sobre el Verificador 475V de Cognex.

Visita nuestra web www.bcnvision.es y contacta con nosotros.

¡Si te gusta el artículo, compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *